Hechos Sobre los Delincuentes Sexuales

Veamos cuánto sabemos y cuánto de lo que nosotros pensamos está basado en los mitos que todos hemos escuchado sobre la agresión sexual y los delincuentes sexuales. Tome 5 minutos para completar una pequeña prueba de cierto o falso:

La mayoría de los hombres que cometen delitos sexuales no conocen a su víctima.

Falso. El 90% de las víctimas menores conocen a su agresor, y casi la mitad de los agresores son miembros de la familia. De las agresiones sexuales contra personas de 12 años o mayores, aproximadamente el 80% de las víctimas conocen al agresor.


La mayoría de las agresiones sexuales son cometidas por alguien de la misma raza que la víctima.

Cierto. La mayoría de las agresiones sexuales son cometidas por alguien de la misma raza que la víctima. Una excepción a esto es que las personas que cometen una agresión sexual contra Indígenas Norteamericanas normalmente no son Indígenas Norteamericanas (American Indians and Crime, [Indígenas Norteamericanas y el Crimen], 1999).
La mayoría de los abusadores sexuales de menores usan fuerza o amenaza para lograr que su víctima acceda.

Falso. En la mayoría de los casos, los abusadores obtienen acceso a sus víctimas por medio de la decepción e instigación – casi nunca usando la fuerza. El abuso típicamente sucede dentro de una relación continua y de largo plazo entre el abusador y la víctima y el abuso va empeorando con el paso del tiempo.
La mayoría de los abusadores sexuales de menores encuentran a sus víctimas frecuentando lugares tales como patios de recreo y áreas de juegos para niños.

Falso. La mayoría de los abusadores sexuales de menores cometen delitos contra niños a quienes conocen y con quienes han establecido una relación. Muchas de las agresiones sexuales de mujeres son consideradas “violaciones por una persona de confianza”, ya que el abusador conoce a la víctima y ha usado esa confianza para obtener acceso a ella.
Solamente hombres cometen agresiones sexuales.

Falso. Aunque la mayoría de los delincuentes son hombres, a veces las mujeres cometen delitos sexuales.
A los abusadores sexuales de menores solamente les atraen los niños/las niñas y son incapaces de tener relaciones sexuales apropiadas.

Falso. Aunque existe un pequeño subgrupo de abusadores sexuales de menores que son atraídos exclusivamente a niños/niñas, la mayoría de los individuos que abusan a menores sexualmente son (o anteriormente han sido) atraídos a adultos.
Las víctimas de agresión sexual solamente son dañadas cuando los delincuentes usan la fuerza.

Falso. Más que cualquier daño físico que sufre la víctima, se ha mostrado que la violación de la confianza que acompaña la mayoría de las agresiones sexuales aumenta dramáticamente el nivel de trauma que sufre la víctima. Los daños emocionales y psicológicos perjudican más que los daños físicos a largo plazo.
Si un menor no le cuenta a nadie sobre el abuso, es porque él/ella debió haber dado su consentimiento.

Falso. Los niños no lo cuentan por una variedad de razones incluyendo que el delincuente ha amenazado lastimar o matar a alguien a quien la víctima quiere, al igual que por vergüenza, pena, el querer proteger al delincuente, sentimientos hacia al delincuente, el miedo de que lo responsabilicen o castiguen, el miedo de que no le crean y el miedo de perder al delincuente quien puede ser muy importante para el niño o su familia.
Es común ver que ambas víctimas, tanto el menor como el ya adulto, esperan cierto tiempo antes de contarle a alguien sobre el abuso.

Cierto. Es común ver que las víctimas de una agresión sexual esperan cierto tiempo antes de contarle a alguien. Cuando la persona fue agredida como niño él o ella puede esperar hasta años o décadas. Los motivos por esto son numerosos: las víctimas simplemente pueden querer negar el hecho que alguien en quien confiaban pudo haberle hecho esto; ellos simplemente quieren dejarlo en el pasado; puede que ellos crean el mito que fueron ellos quienes causaron la agresión por su comportamiento; o puede que ellos teman cómo reaccionarán las otras personas a la verdad.
Si alguien comete una agresión sexual contra un adulto, él no buscará a menores como sus víctimas y si alguien comete una agresión sexual contra un menor, él no buscará a adultos.

Falso. Las investigaciones y los casos de los que se tiene conocimiento indican que mientras algunos abusadores sexuales solamente eligen a un tipo de víctima (p. ej. niñas de edad anterior a la pubertad, niños de edad posterior a la pubertad, mujeres adultas, etc.), otros buscan a distintos tipos de víctimas como presa. Por eso, no se debería presuponer nada acerca de la preferencia de víctimas del abusador y se debería tomar precauciones a pesar de su delito o condena.
Le ayuda a la víctima hablar sobre el abuso.

Cierto. La recuperación de la víctima mejorará si él o ella siente que le creen, lo apoyan, lo protegen y si recibe asesoría después de divulgar que él o ella fue agredido/a. Sin embargo, las víctimas de agresión sexual siempre deben tener la opción sobre cuándo, con quién y bajo qué condiciones ellos quieren hablar de sus experiencias.
La satisfacción sexual muchas veces no es la motivación para que un delincuente cometa una violación.

Cierto. Mientras que algunos delincuentes buscan satisfacción sexual del acto, dicha satisfacción muchas veces no es la motivación principal para que un delincuente viole. Lo más probable es que el poder, el control y la ira son los motivadores principales.
Los delincuentes podrían parar su comportamiento violento por su propia cuenta si ellos así lo quisieran.

Falso. El querer cambiar normalmente no es suficiente para cambiar los patrones que resultan en delitos sexuales. Para crear la motivación para cambiar, algunos delincuentes necesitan una variedad de tratamientos e intervenciones correctivas y para otros es más eficaz aprender cómo efectuar un cambio en su propio ciclo de comportamiento abusivo.
Los hombres que violan lo hacen porque no pueden encontrar un compañero sexual que dé su consentimiento.

Falso. Los estudios indican que la mayoría de delincuentes que cometen violaciones son casados o están en relaciones de consentimiento mutuo entre adultos.
Las drogas y el alcohol son las causas para que sucedan delitos sexuales.

Falso. Mientras que las drogas y el alcohol frecuentemente están presentes en las agresiones sexuales, las drogas y el alcohol no causan que los delitos sexuales sucedan. Más bien, el uso de drogas y alcohol pueden actuar como un desinhibidor para el delincuente, así que estar bajo su influencia podría aumentar la vulnerabilidad de una víctima potencial.
Las víctimas de una agresión sexual a menudo comparten la culpa por la agresión.

Falso. Las víctimas adultas y menores de abuso sexual nunca son culpables por la agresión sin importar cual haya sido su comportamiento. Debido a la diferencia en las edades, legalmente, los niños no pueden dar consentimiento a actos sexuales. Muchas veces se les hace sentir como partícipes de su propia voluntad, lo cual contribuye más a sus sentimientos de culpabilidad y vergüenza.
Si la víctima no dice que “no” o no resiste físicamente, no es agresión sexual.

Falso. Puede que las victimas de agresión sexual no digan que “no” o no resistan físicamente por una variedad de razones que incluyen el temor y la confusión. Las víctimas de violación a menudo relatan que se sienten “congeladas” por el temor durante la agresión, lo cual les rinde incapaces de combatir; puede que otras víctimas no pongan resistencia por el miedo de que enojarán al atacante y que causarán que él use más fuerza en la agresión. A veces los adolescentes y los niños no pelean o ponen resistencia por la presión de ser queridos y por el deseo de que sus amigos no hablen mal de ellos.